Publicado por ABC:

Lo tenía localizado en el extranjero desde hace tiempo, y tenía ganas de averiguar qué tal estaba. Se trata del sushi-burrito, una especie de maki gigante que se come como si de un burrito mexicano se tratara. ¿Es una guarrería o una genialidad?, me preguntaba. Pues bien, desde hace algunos meses ya existe esta propuesta gastronómica en Madrid, de la mano de The Japanese Burrito.

Antes de empezar, me gustaría aclarar que se trata de fast food. El local, muy agradable (aunque id con chaqueta, que el aire está a tope), tiene el mostrador en la primera de las dos plantas que hay. Allí se pide la comida como si de un McDonalds se tratara y te la llevas a la mesa. Cuando estuve, eso sí, prácticamente no había nadie así que los camareros (muy amables) nos la trajeron a la mesa. Además, la bebida es con refill: te dan el vaso y tu mismo te sirves las veces que quieras.

En la carta hay dos propuestas de lo que ellos han bautizado como «Japarrito». La primera, la de los sushi-burritos más parecidos a los makis gigantes, y la segunda la de los que se parecen más a un burrito y en vez de llevar alga nori, van con una tortilla de trigo. Yo me pedí el japarrito de salmón y atún (8,95 euros), que llevaba salmón, atún, cebolla tierna, lechuga, aguacate, berro, pepino y arroz de sushi, claro. El aliño llevaba también algo de limón, me pareció. En general no estaba mal. El atún y el salmón estaban ricos, y desde luego es curioso, aunque sigo prefiriendo el sushi de toda la vida. Parte de la gracia del sushi es poder meter la pieza entera en la boca y que todo se mezcle en su justa proporción, algo que no ocurre en este caso.

PSF se pidió el japarrito de cochinita pibil (8,95 euros) que llevaba la carne de cerdo con la salsa, el arroz, lechuga, lombarda, cebolla encurtida y guacamole en la tortilla de trigo. Este me gustó más, no sé si quizá por la salsa.

Por temas de cantidades no hubiera hecho falta, porque con un japarrito por cabeza es suficiente para comer, pero ya que estábamos también probamos uno de los bowls, que son ensaladas con arroz. Pedimos la de pollo crujiente (9,95 euros) que también llevaba lechuga,  lombarda, cebolla crujiente y salsa de sésamo. Estaba bastante buena, aunque quizá había demasiada proporción de arroz con respecto al resto de ingrediente y, era curioso, porque al final el arroz de sushi es un poco pegajoso, así que había bolas de arroz que se podían pinchar, pero estaba rico, reconozco que me encanta el arroz del sushi.

Conclusión: no es una mala idea si estás por la zona y quieres tomarte algo más bien rápido y que sea sano, que teniendo en cuenta cómo se ponen los locales de la zona ya es mucho. También reconozco que es llamativo si te apetece probar algo diferente por un día.

¿Has estado en The Japanese Burrito? Dinos qué opinas tú.

Calle Sagasta número 14, Madrid.

Puedes leer la noticia aquí.